Presentación
Historia
Comisión Directiva
Veterinarios del Sur (SF)
Cursos y Jornadas
Productos Veterinarios
Grandes Animales
Pequeños Animales
Libros Técnicos
Zoonosis
Razas Caninas
Razas Felinas
Info sobre Mascotas
Educación en Colegios
Ordenanza Municipal
Reglamentaciones
Aranceles





Zoonosis
 


Antrax o Carbunclo
Brucelosis
Dengue
Fiebre Hemorrágica Argentina

Filariosis
Gripe Aviar
Hidatidosis
Hantavirus
Leishmaniasis
Leptospirosis en Humanos
Mal de Chagas
Rabia
Sarna
Síndrome Urémico
Tiña
Toxocariasis
Toxoplasmosis
Triquinosis

Lo que debemos saber acerca del Ántrax ó Carbunclo

Ante los sucesos que son de público conocimiento, el Instituto de Zoonosis "Luis Pasteur" brinda la presente información con el objetivo de, por un lado, colaborar en las acciones de prevención que llevan adelante las autoridades nacionales, provinciales y municipales y, por otro, precisar algunos aspectos acerca de esta enfermedad que, en el cúmulo de informaciones que han manejado los medios de comunicación masiva, no han quedado debidamente aclarados.

La Enfermedad
"Ántrax ó anthrax" (en inglés) son sólo un par de las denominaciones con las que se conoce a esta zoonosis, es decir, una enfermedad común y transmisible entre humanos y animales. Algunas otras son carbunco, carbunclo, grano malo, pústula maligna (todos estos nombres son los más utilizados en nuestro país), carbón (del francés charbon) y varias más.
Es una enfermedad infecciosa causada por la bacteria Bacillus anthracis, entre cuyas características más importantes se destaca la particularidad de adoptar formas de resistencia a las condiciones climáticas ambientales -denominadas esporas-, las que pueden permanecer viables durante mucho tiempo -hasta decenas de años- en suelos y pastos. Estas esporas son las que producen la enfermedad al incorporarse a un organismo vivo, por distintas vías, como se describirá posteriormente.
No es una enfermedad "nueva". Pese a que ha sido reinstalada en la consideración pública por su probable utilización como arma bacteriológica, es conocida por veterinarios, bacteriólogos, médicos y trabajadores rurales desde hace siglos. Aún más, se cree que entre las plagas que, según La Biblia, asolaron a Egipto 1500 años antes de Cristo figuraba esta enfermedad-. El primer aislamiento del Bacillus anthracis fue realizado por Robert Koch en 1876 y años más tarde -en 1881- Louis Pasteur aplicó por primera vez la vacuna contra esta enfermedad en ovejas.
La enfermedad puede afectar a todos los mamíferos -incluidos los humanos-, pero son los animales herbívoros y entre éstos los rumiantes -bovinos, ovinos y caprinos- los que resultan particularmente sensibles y expuestos; por ello son los que presentan mayor probabilidad de enfermarse. Los omnívoros -especialmente los cerdos- y en mucho menor grado los carnívoros pueden también resultar afectados.

El Carbunco y los Humanos
Las personas pueden infectarse accidentalmente al tomar contacto con animales contaminados o con productos derivados de éstos -carne, lana, cuero-, únicamente. No hay transmisión o contagio entre humanos.
Las formas de entrada del Bacillus anthracis al organismo -por piel, por ingestión o por inhalación - determinan las tres formas de presentación del carbunco en los humanos - cutáneo, digestivo o respiratorio-.
La forma cutánea es la más frecuente -hasta el presente, la totalidad de los casos diagnosticados en nuestro país responden a esta forma- y conocida, especialmente por las personas vinculadas al agro -peones rurales, tamberos, esquiladores, veterinarios, trabajadores de frigoríficos y curtiembres-.
Se produce al ponerse en contacto las esporas del Bacillus anthracis con alguna lesión o abrasiones de la piel. Luego de 24 a 48 horas aparece una inflamación localizada, que progresa a una especie de "ampolla", la que finalmente se ulcera, presentando una zona de color negro muy característica (lo que le da el nombre a la enfermedad -carbunco, carbunclo, grano malo, carbón-).
La gravedad de este cuadro es mínima si es rápidamente atendido y medicado con los antibióticos específicos para esta bacteria.
La forma digestiva es la puerta de entrada más común entre los animales herbívoros -al consumir pastos o tomar agua contaminados con esporas provenientes de animales enfermos o muertos-. Pero suele ser bastante menos frecuente en los humanos, ya que la manera de contagiarse es únicamente a través del consumo de carnes insuficientemente cocidas provenientes de animales enfermos o muertos por esta enfermedad. Esto resulta poco probable debido al aspecto que suelen presentar los animales muertos de carbunco, lo que evita, por lo general, que sean consumidos.
En casos de ocurrir, pueden presentarse lesiones a nivel del tracto digestivo superior -boca o esófago- o cuadros gastrointestinales severos -con diarrea, vómitos y hemorragias digestivas-.
Suele tener un pronóstico de mayor gravedad que la forma cutánea y requiere del diagnóstico temprano y de la instauración rápida del tratamiento antibiótico.
La forma respiratoria es la que actualmente, por lamentables razones, ha adquirido mayor notoriedad. El contagio se produce al inhalar aerosoles -invisibles e inodoros- conteniendo las esporas del Bacillus anthracis, las que al entrar al organismo pasan a un estado germinativo dentro de las células y dan comienzo así al proceso infeccioso.
Los primeros síntomas aparecen entre los 2 y 5 días posteriores al contagio y suelen ser leves lo que hace que se confundan con los de una infección común de las vías respiratorias superiores. Posteriormente, evoluciona hacia cuadros de mayor riesgo y presenta la mayor probabilidad de casos fatales. Debido a su gravedad, el diagnóstico precoz y la administración rápida de antibióticos resulta fundamental para salvaguardar la vida de los afectados.

Prevención
Más allá de las medidas recomendadas por las autoridades sanitarias del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y del estado nacional referidas al manejo de posibles fuentes de contaminación -encomiendas, cartas, paquetes- y a la consulta médica inmediata ante la sospecha de los primeros síntomas de enfermedad, vale la pena mencionar que existen en la práctica diaria medios de prevención de la enfermedad basados, por un lado, en prácticas o hábitos en la forma de establecer contacto con animales, especialmente los presumiblemente enfermos y, por otro, en la existencia de vacunas.
Aquellas personas que por sus actividades laborales o recreativas pueden estar en contacto con bovinos, ovinos o caprinos, deben tomar precauciones especiales si van a manipular heridas, cadáveres, cueros, lanas y pelos de estos animales.
Con respecto a las vacunas existentes, vale la pena aclarar que para los animales herbívoros existe una vacuna de alta eficiencia, la que aplicada sistemáticamente -una vez por año- otorga una buena protección.
Bajo ningún concepto, estas vacunas deben ser utilizadas en seres humanos.
La vacunación para humanos sólo está indicada para casos muy particulares -personas en alto riesgo de contagio- y no está recomendada para uso masivo en ningún país.

Tratamiento
Toda persona con sospecha de síntomas compatibles con esta enfermedad debe acudir de inmediato a una consulta médica, donde recibirá las instrucciones para iniciar el tratamiento antibiótico conveniente. En ninguna circunstancia se debe instaurar algún tipo de tratamiento sin la correspondiente supervisión médica. La automedicación puede crear trastornos colaterales y generar formas resistentes de la bacteria, lo cual complicaría posteriores acciones sanitarias.

El Carbunco y los Animales Domésticos de Compañía
Para aportar tranquilidad y no crear situaciones de alarma innecesaria se debe tener en cuenta que, hasta el presente, no se han detectado casos de carbunco en felinos domésticos y son escasísimos los casos en caninos domésticos en el ámbito mundial. Al respecto, vale aclarar que no hay referencias en nuestro país de casos de carbunco en estas dos especies.
A la baja susceptibilidad de perros y gatos a contraer la enfermedad, se debe agregar que normalmente no suelen estar expuestos a las fuentes más comunes de contagio, por lo que se informa a las personas que tengan este tipo de animales que la convivencia con los mismos no conlleva ningún riesgo.

Otros sitios donde obtener información:
· Http://www.pasteur.fr/pasteur/bioterrorisme.html

· Http://www.cdc.gov/ncidod/dbmd/diseaseinfo/anthrax

· Http://www.bacterio.cict.fr/bacdico/bb/anthracis

· Http://www.cnn.com/2001/HEALTH/conditions/10/16/anthrax

Por el Instituto de Zoonosis "Luis Pasteur" - Secretaría de Salud - G.C.B.A
Buenos Aires, 24 de Octubre de 2001

Brucelosis

Introducción
La Brucelosis es una enfermedad que ataca a hombres y animales. Constituye, por lo tanto, un peligro humano y ganadero. Es por esto que en su lucha, hoy están comprometidos usted y el país.
La importancia de la Brucelosis reside fundamentalmente en su riesgosa gravitación sobre las poblaciones animales, tanto en su repercusión económica como en sus derivaciones para la salud humana. Por ello consideramos que es necesario incluir a la escuela en la lucha contra esta enfermedad. El maestro, a través del alumno, deberá influir en la comunidad a fin de modificar o lograr las conductas tendientes a prevenir esta enfermedad.

Qué es la Brucelosis?

La Brucelosis, conocida también como Fiebre Ondulante, Fiebre de Malta, Fiebre del Mediterráneo o Enfermedad de Bang; se encuadra dentro del género de la zoonosis. Importa, por lo tanto, al campo de la veterinaria y de la medicina humana.
Las consecuencias de esta enfermedad se hacen sentir en al salud de la población y en el rendimiento del ganado, lo cual tiene repercusión en el bienestar general. Es un peligro para la familia tanto rural como urbana, para los trabajadores rurales, de mataderos o frigoríficos y para los veterinarios.
Es causado por un microorganismo del tipo “Brucella”, adquirido por el ser humano de manera directa o indirecta a partir de:
- Reservorio animal: vacunos, porcinos, caprinos y ovinos.
- Derivados de animales: leche, crema, manteca, quesos y quesillos.
- Materiales contaminados: carne, orina, estiércol y placenta de animales enfermos.

Hay 3 especies de Brucellas:
- Abortus: enferma a los vacunos.
- Suis: enferma a porcinos.
- Mellitensis: enferma a caprinos y ovinos.
Pueden darse casos también de infecciones cruzadas.

¿Cómo se manifiesta en los animales?
Fundamentalmente con abortos en el último tercio de la gestación, infección uterina y, ocasionalmente, la muerte del animal.
Cuando un animal se enferma, La Brucella invade el organismo, localizándose en los órganos genitales. Las consecuencias de ésa infección suelen ser pérdidas prematuras de las primeras crías, nacimiento de crías débiles, infertilidad y disminución de la secreción láctea.
La principal forma de contagio en los animales es por vía digestiva. Los animales se infectan cuando lamen los productos abortados o comen pastos contaminados con deyecciones de animales enfermos.

La Brucelosis en el Hombre

La presencia de esta enfermedad en el ser humano depende directamente de la existencia de la enfermedad en los animales, que son quienes las transmiten al hombre.
Es una enfermedad con manifestaciones muy variables; agudas en algunos casos y crónicas en otros; tan leves en algunas oportunidades que la enfermedad puede pasar inadvertida, mientras en otros puede adquirir características graves.
Algunas de las manifestaciones de la Brucelosis humana son: fiebre, escalofríos, sudores, dolores generalizados, dolores localizados en las articulaciones, dolor de cabeza, inapetencia, debilidad y desgano.
El diagnóstico se confirma con pruebas de laboratorio.

¿Cómo se contagia el hombre?
a) Tomando leche de cabras o vacas enfermas, consumiendo quesos o quesillos elaborados con leche contaminada.
b) Por contacto directo con fetos de cabra o vaca, o secreciones uterinas de las mismas.
c) Heridas del hombre que se contaminan con sangre o secreciones uterinas de animales enfermos.
d) En el momento del parto de cabras o vacas, al ser ayudadas por el hombre para permitir el nacimiento.
La Brucelosis en el hombre es curable cuando se la trata precozmente. De no ser así, el tratamiento suele ser largo y costoso.
Dado que la Brucelosis no se transmite de un ser humano a otro, la prevención de la enfermedad en el hombre depende de medidas higiénicas con los productos y subproductos del ganado, como así también de protección frente al ambiente en el trabajo rural. Las más elementales formas de prevención son:
- Tomar siempre leche pasteurizada o en su defecto hervida 10 minutos.
- No comer queso, manteca ni crema, que no ofrezcan la seguridad de haber sido elaborada con leche pasteurizada o hervida.
- Utilizar guantes y botas cuando se realicen tareas con animales (ordeñe, faenamiento, etc.).
- Lavarse bien las manos y cumplir con las reglas de higiene general.
- No beber agua de fuentes dudosas sin hervirla o clorarla previamente.
- Consultar siempre al médico ante cualquier problema de salud.

Fundamentalmente, la prevención de la infección en el hombre depende de la profilaxis y la eliminación de esta enfermedad en los animales, mediante la vacunación del ganado antes de cumplir el año.
Un aspecto importante a tener en cuenta lo constituyen las grandes pérdidas económicas que causa esta enfermedad como consecuencia de los abortos, la esterilidad y la disminución de la producción de leche en los animales. Nos debe interesar profundamente por ser una enfermedad endémica en nuestra provincia, pero que puede ser controlada si se toma real conciencia de su importancia, sobre todo por parte de las poblaciones rurales y ganaderas.
Que sea comprendida la necesidad de eliminar la Brucelosis es tarea ardua y compleja. Requiere eficaces campañas de información pública, en las cuales el docente es un colaborador valioso, por ser un agente de penetración en los hogares a través de sus alumnos.

Dengue

Que es?
El Dengue es la infección vírica transmitida por artrópodos (mosquitos) más común y extendida del mundo. Existen cuatro serotipos víricos bien diferenciados, cada uno de ellos capaz de producir un amplio espectro de signos y síntomas que caracterizan la fiebre dengue, desde infecciones subclínicas, pasando por una afección debilitante que remite espontáneamente y tiene síntomas parecidos a los de la gripe, hasta una enfermedad grave conocida como fiebre hemorrágica dengue. En ausencia de atención hospitalaria apropiada, esta última puede producir choque clínico y la muerte en menos de 24 horas En los pasados 20 años la transmisión del dengue y frecuencia entre las epidemias han aumentado considerablemente en la mayoría de los países tropicales de las Américas. En Puerto Rico, la última epidemia de dengue ocurrió en 1994. De 23,693 casos notificados, 5,607 casos y 11 defunciones fueron confirmados en el laboratorio. Actualmente, hay un alza preocupante en el número de casos de dengue que podría convertirse en una epidemia peor que la de 1994 si no tomamos las medidas necesarias para prevenir esta enfermedad.

¿Cómo se transmite el dengue?
En el ambiente doméstico, el virus es transmitido de una persona a otra, por la picada de un mosquito Aedes aegypti infectado. Este mosquito es el vector más común de dengue en el mundo. Es de color negro y tiene anillos blancos en las patas. Deposita sus huevos en objetos que contengan agua relativamente limpia y se encuentren en los alrededores de las viviendas. Los huevos pueden sobrevivir períodos de hasta seis meses pegados al interior de un envase destapado que haya contenido agua. Si al añadir agua al envase, los huevos quedan sumergidos, comenzará la transformación del huevo a larva (gusarapo o tricallo), a pupa y luego al mosquito adulto volador. Este ciclo puede completarse en sólo ocho días.

Sintomas y Tratamientos
¿Cuáles son los síntomas?

El virus del dengue causa tres tipos de enfermedad: el dengue común, el dengue hemorrágico y el síndrome de choque por el dengue. El dengue común se caracteriza por el comienzo agudo de fiebre alta, dolor de cabeza severo, dolor muscular y articular, náusea, vómitos, manifestaciones hemorrágicas y, a menudo, erupción en la piel. Además, muchos pacientes pueden notar alteraciones en el gusto. Los síntomas tienden a ser más leves en niños que en adultos y la enfermedad puede confundirse clínicamente con la influenza, el sarampión o la rubéola (sarampión alemán). Las manifestaciones de la enfermedad pueden variar en intensidad, desde desapercibidas hasta los síntomas descritos anteriormente. La fase aguda, que dura hasta una semana, es seguida por un período de convalecencia de una a dos semanas, caracterizado por debilidad, malestar y pérdida de apetito. El dengue hemorrágico es una forma severa y a veces fatal del dengue que puede parecerse al dengue común o a otros síndromes virales durante los primeros días de la enfermedad. Los pacientes con dengue hemorrágicos pueden tener fiebre que dura de dos a siete días. Desarrollan manifestaciones hemorrágicas, por ejemplo, en la piel (petequias o cardenales) pero éstas también pueden incluir sangrado de encías, vómito con sangre y sangre en la excreta. Cuando comienza a bajar la fiebre, el paciente puede mostrar intranquilidad o letargo y señales de fallo circulatorio. El síndrome de choque por dengue es una manifestación severa de dengue que, si no se corrige inmediatamente, puede llevar a un estado profundo de choque y muerte. Los signos de alerta incluyen dolor abdominal severo, vómito prolongado, cambio drástico en temperatura o cambio en el estado de conciencia (intranquilidad o letargo). Los signos tempranos del síndrome de choque son intranquilidad, piel fría y húmeda, pulso débil y rápido, reducción en la tensión diferencial o hipotensión. Pude ocurrir en niños o en adultos.

¿Cómo se puede diagnosticar una infección de dengue?
Para obtener un diagnóstico indiscutible de la infección de dengue se requiere la confirmación del laboratorio mediante una muestra de sangre del paciente, ya sea por aislamiento del virus la detección de anticuerpos. Para aislamiento del virus se debe obtener una muestra de suero durante los primeros tres días del comienzo del primer síntoma. Para la detección de anticuerpos debe obtenerse una muestra de suero seis días o más después de la fecha del comienzo del primer síntoma. Estas muestras son analizadas en el laboratorio de la Sección de Dengue de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en San Juan.

¿Cómo se trata?
No hay un medicamento específico para tratar la infección del dengue. Para aliviar el dolor y la fiebre, los pacientes sospechosos deben tomar acetaminofén en vez de aspirina porque los efectos anticoagulantes de ésta pudieran agravar la tendencia a sangrar asociada con algunas infecciones del dengue. Se recomienda, además, descanso, ingerir líquidos y buscar atención médica.

Formas de Prevención
El Técnico en Comunicación Multimedial estará capacitado, de acuerdo a las actividades que se desarrollan en el perfil profesional, para: a - ejecutar tareas relacionadas con la planificación básica, la realización y la gestión de productos comunicacionales mono y multimediales cuando el nivel de dificultad del proyecto así lo permita, o b - asistir a los profesionales de formación superior especializados en planificación, realización y gestión, cuando las características del proyecto así lo requieran.

Tipo:
Enfermedad viral de alto riesgo, transmitida por el mosuito Aedes Aegypti.

Agente: Virus del Dengue, perteneciente a la familia de los Arbovirus

Reservorio: El hombre y el mosquito Aedes Aegypti.

Forma de contagio:
La picadura del mosquito Aedes Aegyptis infectado. Este mosquito de hábitat doméstico se encuentra en las habitaciones o ambientes cercanos a las viviendas. El mosquito al alimentarse, pica a una enferma y adquiere la infección, la que transmite al picar a una persona sana.

¿Cómo se manifiesta?
El Dengue se presenta en dos formas: Dengue clásico y Dengue hemorrágico.
Dengue clásico: Los síntomas son fiebre, malestar general, dolor de cabeza y detrás de los ojos, erupción y algunas veces, hemorragia.
Dengue hemorrágico: Es la forma más grave, sobre todo en los niños. Se dan los mismo síntomas que en el anterior, pero además, taquicardia, piel fría y sudorosa, respiración dificultosa y pérdida de la conciencia. A veces, un estado de shock, lleva a la muerte.

¿Cómo se cura?

Dengue clásico: Tratamiento sintomático con analgésico (tipo paracetamol, no usar aspirinas ni corticoides).
Dengue hemorrágico: Internación y control del estado del paciente para evitar el shock y otras complicaciones.

¿Cómo se previene?
Como no hay ningún medicamento que lo cure ni ninguna vacuna que lo prevenga, hay que recurrir a dos medidas básicas:
a) la eliminación de recipientes que le sirven de criaderos (latas, neumáticos, canaletas tapadas, etc.)
b) evitando la picadura del mosquito (espirales, repelentes, telas metálicas, vaporizaciones, etc.)

 

Fiebre Hemorrágica Argentina

Mal de los Rastrojos,
De qué se trata?
La Fiebre Hemorrágica Argentina es una zoonosis endémica, detectada por primera vez en 1958 en algunas zonas agrícolas de la pampa húmeda, se ha diseminado y actualmente afecta 150.000 km2, es decir, 10 veces más que el área endémica inicial e infecta anualmente a cientos de personas del norte de la provincia de Buenos Aires, sur de Santa Fe, sudeste de Córdoba y noroeste de La Pampa. Los virus que provocan la enfermedad (virus Junín) tienen el potencial de propagarse rápidamente cuando seres humanos pueblan áreas infectadas.
¿Cuáles son los síntomas?
La Fiebre Hemorrágica Argentina (FHA) es una enfermedad viral aguda grave, de carácter sistémico, con una duración de una o dos semanas, caracterizada en el inicio por fiebre, lumbalgias, artralgias, y que luego continua con alteraciones hematológicas, neurológicas, renales y cardiovasculares.
Las manifestaciones hemorrágicas iniciales están constituidas por petequias (pequeñas manchas hemorrágicas puntiformes) aisladas o en ramillete y sangrado de las encías, luego puede haber manifestaciones mucosas y finalmente se manifiesta en hemorragias internas.

Evoluciona hacia la curación o la muerte y sin tratamiento, tiene una mortalidad de entre 15 y 30%.

¿Cuál es el período de incubación?
Aproximadamente de 6 a 14 días, con un rango de 4 a 21 días

¿Existe tratamiento? ¿Cuál es?
El tratamiento específico es la administración precoz de plasma de enfermos convalecientes de FHA, es sumamente eficaz y disminuye la mortalidad al 1%.
¿Cómo se puede prevenir?
Los arenavirus sudamericanos transmitidos por roedores, proporcionan un claro ejemplo de cómo la explotación de nuevas áreas para el asentamiento humano y la agricultura, han aumentado las probabilidades para que surjan nuevas enfermedades infecciosas.
Actualmente se dispone de una vacuna eficaz contra la FHA (Candid # 1), producida por el Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas “Dr.Julio I. Maistegui”.Fue aprobada por el ANMAT y a partir de la resolución 48/2007 del Ministerio de Salud ha sido incorporada al calendario nacional de vacunación, con carácter gratuito.

La vacuna deberá aplicarse a partir de los 15 años de edad en las áreas endémicas mencionadas más arriba y estará disponible en los establecimientos públicos
Vacunación contra la Fiebre Hemorrágica Argentina
Informamos que ha sido incluida como obligatoria la vacuna contra la fiebre hemorrágica
Actualmente está disponible en:
  Provincia de Buenos Aires
  Pergamino
  Provincia de Santa Fe
  Cañada de Gómez
  Casilda
  Firmat
  Venado Tuerto: Hospital Alejandro Gutiérrez
   Provincia de la Pampa
  Acerbal
  Arroyo Seco
  Maximiliano Paz

www.oslpasteur.com.ar

Filariosis ó Dirofiliariosis

Es una enfermedad transmitida por mosquitos, de los Géneros Aedes, Culex, Anopheles o Mansonia, vectores de la Dirofilaria immitis que afecta principalmente al perro y con incidencia también en los gatos. El parásito, un menátode de hasta 30 cm de largo, se aloja en el sistema caridiopulmonar dando alteraciones obstructivas en las arterias y en el parénquima pulmonares, aunque no son infrecuentes lesiones secundarias en riñón e hígado, principalmente. Generalmente, el curso es crónico, pero en primoinfecciones masivas o en animales muy jóvenes pueden presentarse cuadros agudos de curso muy rápido y mortal. En cuanto a las posibilidades de contagio al ser humano, hay que decir que existen, aunque la probabilidad es muy baja, desarrollándose en forma parcial y no generando gran sintomatología, aunque a veces hay tos, jadeo y otros síntomas respiratorios. En el gato, que puede ser considerado un huésped receptivo más resistente, el parásito tiene un comportamiento totalmente particular y la enfermedad puede transcurrir de un modo casi asintomático o dar lugar a cuadros clínicos agudos de extrema gravedad, no rara vez caracterizados por muerte súbita
La dirofilariosis es prevalente en todas las zonas templadas y cálidas del mundo. Los vectores necesitan zonas encharcadas para el desarrollo de sus larvas, distribuyéndose en zonas con humedad constante (cuencas de ríos, áreas con abundante vegetación, cultivos de regadío, etc). En nuestro país hay una gran incidencia de esta enfermedad en el Delta del Río de la Plata.
El ciclo se inicia cuando mosquitos vector infectan a perros sanos a través de sus picaduras, inoculando microfilarias en su organismo; éstas en varios meses evolucionan de estadío, iniciando una migración hasta llegar al corazón o pulmones donde se alojan las formas adultas, que comienzan a reproducirse produciendo nuevas microfilarias, luego aspiradas por otros mosquitos al ingerir la sangre del perro infectado, reiniciando de esta manera la permanencia del parásito en los vectores y el ciclo de contagio.
El contagio en el hombre se produce a través del vector, es decir del mosquito. El perro infectado no contagia esta parasitosis en forma directa a las personas. Los humanos somos incapaces de continuar el ciclo parasitario, el desarrollo no se completa y no producimos microfilaremia, que es la forma en que el mosquito adquiere el parásito. Pero sí podemos padecer la enfermedad que, si bien no reviste gravedad, puede afectar al tejido subcutáneo y vasos linfáticos, pudiendo producir elefantiasis de órganos genitales y extremidades, nódulos subcutáneos.
En la dirofilariosis del perro se distinguen cuatro posibles síndromes: la hipertensión pulmonar o “cor pulmonale”, el fallo congestivo del corazón derecho, el síndrome de vena cava o del fallo hepático y la neumonitis alérgica o dirofilariosis oculta.
Cualquiera de ellos puede verse agravado por complicaciones tromboembólicas derivadas de la muerte de los vermes. Los signos de hipertensión pulmonar a causa de Filariosis más frecuentes son: tos, disnea y una menor tolerancia al ejercicio. Según se agrava la enfermedad aparecen síncopes, hemoptisis y pérdida de peso, aún con buen apetito. La epístaxis asociada a trombocitopenia puede presentarse en perros con enfermedad arterial pulmonar grave y complicaciones tromboembólicas. Puede aparecer antes del tratamiento adulticida por coagulopatía intravascular diseminada, pero son más frecuentes estos signos 2 ó 3 semanas después de un tratamiento adulticida.
Prevención: control del vector (mosquito) en zonas endémicas. Desparasitar periódicamente y en forma preventiva a los canes. Consultar ante cualquier duda o antecedente de haber estado expuesto a vectores con el médico veterinario.

Gripe Aviar

La gripe de las aves o gripe 'aviar' es una enfermedad infecciosa originada por el virus de la gripe tipo A. Esta enfermedad, bien conocida desde hace años en el ámbito de la sanidad animal, fue identificada por primera vez en Italia hace 100 años. La infección afecta a cualquier ave, aunque se cree que algunas especies son más vulnerables que otras. En estos animales la enfermedad puede desarrollarse de varias formas, algunas de ellas con muy alta mortalidad.
Hay diferentes subtipos (al menos 16) del virus de la gripe que pueden afectar a las aves, aunque los que han provocado más daño son los subtipos H5 y H7 de los virus A.
Estos virus son altamente contagiosos entre animales. En las aves, su transmisión entre pollos u otras especies se puede producir por contacto directo con material infectado, de granja a granja, o por vía mecánica (equipos contaminados, vehículos, jaulas, pienso, ropa, etc.). Este virus puede vivir durante largos periodos de tiempo en el ambiente, especialmente cuando las temperaturas son bajas. Por el contrario, el virus no sobrevive a temperaturas altas (se tiene certeza de que temperaturas de 70º C o superiores eliminan por completo el virus).
El contacto de aves domésticas con aves migratorias ha sido también identificado como posible mecanismo de transmisión de la enfermedad entre las aves.
Como antecedentes, podemos citar que durante 1983 y 1984 se produjo una epizootia (equivalente a una epidemia humana pero en animales) en Estados Unidos originada por el subtipo H5N2 que, aunque inicialmente causó una baja mortalidad, en los siguientes seis meses dio lugar a una tasa de mortalidad en aves del 90%. Se sabe que para controlar el brote, se destruyeron más de 17 millones de aves con un coste superior a 65 millones de dólares.
Si no hay protocolos sobre vigilancia y control de estos brotes, las epizootias pueden prolongarse durante años.
El salto del virus hasta el ser humano se produjo en los mercados de animales vivos en los que se compran y venden todo tipo de aves y granjas asiáticas, donde se produce una estrecha convivencia entre el hombre y los animales.
Las posibilidades de contagio a partir de la ingesta de carne de pollo o estando en contacto con el animal son prácticamente nulas. No hay evidencias de contagio por vía alimenticia. De hecho, el virus no sobrevive a temperaturas altas: a partir de los 70º C se elimina por completo.
Pese a la rapidez con que resultan infectadas las especies animales, no es fácil que se propague tan velozmente en el ser humano. El peligro de este virus es que pueda mezclarse con uno de la gripe humana y originar una nueva enfermedad altamente contagiosa. Hasta el momento, sólo se ha detectado en Tailandia un posible caso de contagio entre humanos.
Los síntomas son similares a los de una gripe común: dolor de cabeza y garganta, fiebre alta y tos seca. En los casos más graves y que han fallecido, el cuadro empeoró desarrollándose una neumonía grave.
Actualmente, no hay vacuna que proteja a los humanos contra el virus H5N1 (el causante de la gripe aviar), aunque se está investigando. Hoy por hoy, existe vacuna para las aves, ya que se conoce el subtipo de virus que produce las 'epidemias' en estos animales, pero no para los humanos. En realidad, esta vacuna no podrá estar disponible hasta que el virus mute y se haga transmisible de persona a persona.
Si viaja a países de Asia como Camboya, China, Indonesia, Laos, Malasia, Corea del Norte, Paquistán, Tailandia y Vietnam debe tomar medidas preventivas para minimizar la exposición al virus evitando el contacto directo con animales vivos (o sus cadáveres, excrementos...) en mercados, reservas naturales y granjas. También se desaconseja adquirir o tener contacto con pájaros de compañía. Adicionalmente, se aconseja la vacunación frente a la gripe común a las personas de grupos de riesgo y a cualquiera que, pese a las recomendaciones previas, prevea que va a tener probabilidades de exposición a las aves infectadas.

Tratamiento: El fármaco Tamiflu ha demostrado ser eficaz para tratar la gripe aviar. Es decir, que este fármaco es para tratar a personas que ya están infectadas, pero no para prevenir la enfermedad.
Argentina se encuentra libre de la enfermedad, dando esta calificación una excelente oportunidad para la exportación de carne de origen aviar a mercados de alto control,como el europeo.

Hantavirus

¿Qué es la enfermedad por hantavirus?
Hantavirus es el nombre que reciben los virus del género Hantaanvirus, que forma parte de la familia Bunyaviridae infectan a los vertebrados (animales con columna vertebral, incluido el hombre). A diferencia de casi todos los miembros de esta familia, que son transportados por mosquitos, chinches y pulgas, los hantavirus utilizan como vectores roedores específicos y se transmiten directamente de hospedante a hospedante por medio de la saliva, la orina o las heces cargadas de virus. El hombre se contagia por exposición a las excreciones secas de roedores infectados. Causan dos enfermedades humanas: fiebre hemorrágica con síndrome renal, que normalmente cursa con lesiones renales; y síndrome de malestar respiratorio agudo, que cursa con lesiones pulmonares.
¿Dónde se encuentra el hantavirus?
El hantavirus es llevado por los roedores salvajes infectados, sobre todo ratones de los ciervos. El virus, que se encuentra en la orina, la saliva y la excreta del animal, se mezcla con el aire por medio de la briza ó el polvo.
¿Cómo se trasmite?
La manera principal en que el hantavirus se trasmite a los seres humanos es al respirar el aire contaminado con orina, excreta ó saliva del roedor. Puede también ser transmitida manipulando roedores ó al tocarse la nariz ó la boca después de manipularlos. La mordedura de un roedor puede también trasmitir el virus. No hay evidencia que los gatos ó perros transmitan la enfermedad a los seres humanos. Usted no puede adquirir el virus por el contacto con otra persona.
¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad?
Los síntomas iniciales son dolores musculares y fiebre (101-104F). Otros síntomas comunes son dolor de cabeza, tos, náusea ó vómito, diarrea, y dolor abdominal. Sin embargo, el síntoma primario de la enfermedad del hantavirus es la dificultad de respirar que es causada por la acumulación de fluidos en los pulmones. Esto puede ocasionar paro respiratorio ó inhabilidad de respirar. Típicamente, estos problemas respiratorios se desarrollan algunos días después de los síntomas iniciales. En algunos casos de la enfermedad por hantavirus, los riñones y otros órganos paran de trabajar
Tratamiento
Las manifestaciones producidas por el Hantavirus han sido tratadas con Ribavirina, cuyo uso ha producido una notable disminución en la mortalidad de esta enfermedad.
Cuando se manifiesta como fiebre hemorrágica con síndrome renal, puede resultar necesaria la diálisis renal como medida de apoyo.
En caso de síndrome pulmonar, la asistencia mecánica respiratoria puede mejorar el cuadro disminuyendo el tiempo de internación.
Ecología:
Los brotes de Hantavirus han sido asociados a:
1. Cambios estacionales de año en año debidos por ejemplo a factores climáticos.
2. Cambios a lo largo del tiempo en las dinámicas de poblaciones de roedores, por ejemplo debido a competencia interespecies y a la presencia de depredadores.
3. Intervenciones Humanas: dentro de este punto se encuentra la alteración de ecosistemas aumentando el contacto entre los roedores y el hombre.
La teoría actual de la extensión de Hantavirus en América es que no emerge como se creyó en 1993 por una mutación viral sino de un trastorno ecológico como ya fue descrito. Las evidencias que avalan esta teoría es la detección de anticuerpos específicos anti virus FC (Four Corners) en sueros congelados provenientes de pacientes fallecidos en 1959 y 1975 con sintomatología compatible con SPH.

¿Cómo se previene?
• Si vive, trabaja o está de vacaciones en una zona donde hay roedores:
• No ingrese en habitaciones o recintos que hayan permanecido cerrados por algún tiempo, sin antes haber ventilado durante30 minutos.
• Mantenga las malezas y pastizales cortados a ras de suelo y despejado de desechos y escombros en un radio de 30 metros alrededor de la vivienda.
• Selle con planchas de lata, pegada y clavada, con cemento u otro material firme las aberturas que tengan un diámetro igual o mayor a medio centímetro, en escuelas, viviendas, galpones y bodegas.
Siempre:
• Mantenga medidas generales de higiene en su cocina y utensilios
• Guarde los alimentos en recipientes cerrados y no deje restos de comida sobre mesas, muebles, piso, etc.
• Guarde la basura en recipientes con tapa. Si no hay recolección de basura, entiérrela a 50 cm. de profundidad y a 50 metros de la vivienda
• Mantenga protegidas y tapadas las fuentes de abastecimiento de agua
• Mantenga la letrina o fosa séptica en buenas condiciones de higiene
• Ventile por 30 minutos las bodegas y leñeras de la casa antes de ingresar
• No elimine a los depredadores naturales de ratones, como lechuzas y culebras
Si acampa:
• Evite acampar en lugares donde se advierta presencia de roedores
• No instale carpas ni haga picnic en áreas próximas a desperdicios o pilas de madera o en lugares con pastos o malezas
• Use carpas con piso; de lo contrario, no duerma a ras de suelo
• Mantenga los alimentos en envases herméticamente cerrados
• Lave inmediatamente después de usar los utensilios de cocina,platos y cubiertos
• Elimine rápidamente la basura, como se indicó anteriormente
• Beba sólo agua potable, embotellada o hervida.
• No elimine a los depredadores naturales de ratones, como lechuzas, búhos, zorros, gato montés y culebras. Si detecta presencia de roedores o roedores muertos
• Antes de ingresar al recinto, ventile durante 30 minutos
• Rocíe el ambiente, excretas u orina de ratón y los lugares de anidación, madrigueras y senderos transitados por ratones con una solución de agua con cloro. Protéjase previamente la boca y la nariz con una mascarilla o un pañuelo
• Coloque trampas de resorte, con cebo (avena machacada)
• Elimine todos los elementos que permitan la anidación,reproducción y alimentación de ratones (cartones, papel,ropas en desuso, maderas acumuladas, etc.)
• En caso de ratones muertos:
• Cúbrase la nariz y la boca con una mascarilla o un pañuelo.
• Antes de tomarlos, protéjase las manos con guantes degoma.
• Rocíe los ratones agua con cloro y envuélvalos en bolsas plásticas dobles antes de enterrarlos o incinerarlos.
• Entiérrelos a 50 cms. de profundidad y lejos de la casa. Antes de sacarse los guantes, lávelos con agua con cloro y detergente.
• Si presenta síntomas de gripe fuerte y repentina: busque atención médica, evite automedicarse, y haga saber que ha estado en contacto con roedores o en lugares de riesgo.

http://www.ubp.edu.ar/todoambiente/salud/enfermedades.html


Hidatidosis

La hidatidosis es una zoonosis que accidentalmente puede afectar al ser humano. La enfermedad hidatídica es causada por la infección en el humano por la forma larvaria de cuatro especies reconocidas del género Echinococcus : E. granulosus (equinococosis quística o unilocular), E. Multilocularis (equinococosis alveolar), E. Vogeli y E. oligarthrus (equinococosis poliquística).
Los hospederos definitivos del E. granulosus son los perros y otros cánidos que al defecar eliminan el parásito (cientos de miles) en forma de tenias contaminando las áreas de pastoreo y bebidas, infectando a las ovejas u otros herbívoros (hospederos intermediarios), en estos animales de forman quistes que crecen en distintos órganos: hígado, pulmón, riñones y cerebro, dando lugar a los “quistes hidatídicos”. Al faenar estos animales y dar de comer a los perros sus vísceras (hígado, pulmón, riñón, cerebro) se inicia en su intestino el ciclo de contagio de los caninos. Luego defecan, o se lamen la zona perineal, pudiendo las tenias quedar pegados alrededor del hocico, pasando así a las manos o partes del cuerpo de las personas que los acarician o atienden.
La enfermedad se concentra en las áreas donde se crían estos ganados y se alimenta con ellos a los perros. En nuestro país especialmente se presenta en la región patagónica afectando principalmente al ganado ovino; también en bovinos, caprinos, porcinos y camélidos.
A pesar de ser una zoonosis erradicable, en Argentina la Hidatidosis constituye un serio problema socioeconómico, que afecta la salud de los habitantes y produce un deterioro en la actividad ganadera.
El hombre se infecta accidentalmente al ingerir estos huevos y desarrolla los quistes hidatídicos, convirtiéndose en un hospedero terminal porque la infección se detiene en él y no pasa a los perros.
La hidatidosis es una enfermedad seria que generalmente causa problemas por efecto de masa o infecciones secundarias. Se diagnostica por ecografía o radiografía. Sin embargo, puede causar reacciones alérgicas graves, puede romperse hacia fuera del órgano parasitado dando lugar a múltiples quistes secundarios, puede tener localizaciones peligrosas como en el cerebro, corazón, mediastino y su tratamiento puede requerir medicamentos por un tiempo muy prolongado o intervenciones quirúrgicas que pueden causar mortalidad (<2%), complicaciones postoperatorias (10-25%) y recurrencia a largo plazo (2-10%).

Prevención: Se basa, fundamentalmente, en el control del perro:
• Desparasitación periódica de canes (cada 45 días en zonas endémicas)
• Educación sanitaria de la población expuesta: no alimentar a los animales con achuras crudas (vísceras). No tener mayor cantidad de animales que los absolutamente necesarios. No permitir ser lamidos por perros que desconocemos o suponemos sin control. Eliminar la materia fecal de los cánidos.
• Realizar un buen control de faena.
En nuestro país se está trabajando en la elaboración de una vacuna para el ganado ovino, como parte del control de esta zoonosis en el ganado menor. Aún ningún laboratorio público o privado dispone del volumen de antígeno necesario para efectuar un programa sanitario adecuado.

Leishmaniasis

La leishmaniasis es trasmitida por un insecto, el flebótomo. La hembra de éste pica al animal o persona contaminada con leishmania, ingiriéndola con la sangre que absorbe. Una vez en el interior del parásito, la leishmania continúa su ciclo de maduración para posteriormente, cuando éste vuelva a picar de nuevo a otra persona contaminarla e iniciar el proceso infeccioso. Su forma de contagio puede ser antroponótico (entre seres humanos) o zoonótico (de un animal vertebrado al hombre); sea cual sea el origen, el protagonista es un mismo vector: los flebótomos o beatillas son insectos dípteros que actúan como vectores en la transmisión de la leishmaniosis canina y humana; su tamaño es muy pequeño, oscila entre 2 y 3 milímetros, lo que les permite burlar con facilidad las telas mosquiteras. Su distribución está relacionada con el clima templado y cálido. Los adultos viven durante el día en las grietas de las rocas y troncos de los árboles y sus larvas se desarrollan en lugares en los que hay materia orgánica en descomposición o acúmulos de agua estancada, alcantarillas, palanganas; en nuestro país hay casos de Leishmaniasis en la provincia de Misiones.
El ciclo evolutivo de la leishmania se inicia cuando un flebotomo hembra ingiere mediante picadura, sangre con amastigotes (estadio inicial del parásito) de un animal infectado. Estos se transforman en promastigotes en el intestino medio del flebotomo. Luego migran hacia la faringe del mosquito y serán inoculados durante la picadura a un nuevo vertebrado. En el ciclo selvático o natural hay múltiples reservorios, fundamentalmente roedores del monte. La transmisión de la leishmaniosis en los vertebrados se realiza siempre por la picadura de un vector, el flebótomo. De forma excepcional puede haber transmisión de la enfermedad a través de transfusiones sanguíneas, aunque esta vía no tiene ninguna importancia epidemiológica.
La sintomatología clínica en el perro es muy variada y poco específica: la forma cutánea cursa con una lesión nodular ulcerada en la región de la cabeza del animal. Si la infección se hace sistémica los síntomas dependerán de los órganos afectados, pero con signos generales como pérdida de peso, adenopatías, esplenomegalia, lesiones cutáneas y oculares, falla renal, epistaxis, alteraciones hematopoyéticas, claudicación, transtornos gastrointestinales, insuficiencia hepática,

El tratamiento, para aquellas leishmanias que lo tengan, se realiza básicamente a base de medicamentos. Pero es necesario conocer que la leishmaniasis no cura completamente, por lo que a través del tiempo pueden aparecer brotes. El primer brote en Argentina fue en la provincia de Misiones en el año 1998.
www.lucioacosta.com.ar

 

Respuestas del INTA frente a la emergencia por inundaciones
Leptospirosis en humanos

[4-jun-03] - La leptospirosis es causada por un organismo microscópico (bacteria) llamado Leptospira interrogans de la que existen numerosas variedades capaces de producir infección en diferentes especies animales entre las que se incluyen bovinos, cerdos, ovinos, equinos y caninos.
La leptospirosis es una enfermedad caracterizada en los humanos por fiebre, hemorragias en distintos órganos, anemia hemolítica e ictericia, esporádicamente signos de encefalitis y en algunos casos, si no son tratadas, las formas más graves pueden ser mortales. Sin embargo se observan también casos en los que las manifestaciones clínicas son leves. Debe sospecharse de esta enfermedad cuando se observen síntomas respiratorios parecidos a la gripe, congestión o hemorragias de la mucosa subconjuntival y dolores musculares. También falta de apetito y cefalea. Es frecuente observar signos de afección hepática. La leptospirosis es causada por un organismo microscópico (bacteria) llamado Leptospira interrogans de la que existen numerosas variedades capaces de producir infección en diferentes especies animales entre las que se incluyen bovinos, cerdos, ovinos, equinos y caninos. En los bovinos a veces el único signo de enfermedad es el aborto. Esta bacteria se multiplica en los riñones de animales portadores inaparentes, y se descarga con la orina, que contamina los charcos y los cursos de agua. Distintas especies domésticas pueden descargar Leptospira en su orina.La forma más grave en humanos la produce la L. icteroemorragiae que es descargada al medio por ratas. En estos charcos, si las condiciones son adecuadas, pueden persistir desde 12 horas a 30 días. La persistencia de ve favorecida en aguas levemente alcalinas (pH 7-8). El ser humano puede infectarse principalmente bebiendo aguas contaminadas o a través del contacto de estas aguas con las mucosas de las conjuntiva. Probablemente las heridas favorecen la infección a través de la piel.Para evitar la infección se debe beber sólo agua potable o potabilizada mediante hervor. También se debe lavar y desinfectar las heridas después de tomar contacto con aguas contaminadas. Evitar la ingestión de aguas de arroyos o canales. El hecho de lavar alimentos con aguas contaminadas o bañarse y nadar en las mismas, puede ser suficiente para que las personas se infecten. La principal forma de infectarse es por vía oral.La Leptospira no resiste la desecación, y es destruida por el calor. Se puede eliminar mediante hipoclorito de sodio (lavandina) y con detergentes catiónicos por contacto directo durante cinco minutos. El uso de soluciones ácidas o muy alcalinas también destruyen a esta bacteria y pueden usarse para tratar algunos charcos. Es importante el control de ratas y otros roedores. Es una enfermedad relacionada principalmente a cierto tipo de actividades en las que se trabaja con animales y al consumo de alimentos almacenados en lugares habitados por ratas. Ante la sospecha de la infección en humanos, debe consultarse inmediatamente con un Médico Infectólogo o Clínico, en un Centro de Atención Médica. Diagnosticada en forma temprana esta enfermedad puede tratarse. Para tomar decisiones en este tema es importante que consulte a un profesional. El INTA está trabajando junto a otras instituciones para dar respuestas en esta situación de emergencia. No dude en comunicarse: 03492-440121. comunicacion@rafaela.inta.gov.arIgnacio Eduardo Echaide – INTA Rafaela

Mal de Chagas

Introducción
El Mal de Chagas-Mazza es una de las principales enfermedades parasitarias del mundo que afecta a toda América. La dolencia no tratada a tiempo ataca a los órganos vitales del cuerpo infectado y provoca lesiones invalidantes y un lento deterioro que conduce a la muerte. Es transmitida en la mayoría de los casos por la vinchuca. Este insecto habita en lugares precarios, donde vive gente de pocos recursos en poblaciones muchas veces aisladas a las que se hace difícil llegar.
Cuando pica, lo hace en silencio y su picadura no duele. El enfermo, en muchos casos, no sabe que lo está. En ocasiones muere sin saberlo o cuando se entera ya es demasiado tarde.
El primer paso para tratar a una persona enferma de Chagas es saber que lo está. Las últimas estadísticas que se hicieron en Argentina sobre la dolencia son de 1979. Es decir, no hay cifras oficiales sobre la enfermedad. No existen políticas públicas orientadas al diagnóstico, tratamiento e investigación del mal. Los laboratorios tampoco invierten en la enfermedad porque no es negocio: sus potenciales clientes son pobres y desde el Estado no hay aportes de ningún tipo. Así se oculta la pobreza, así la enfermedad se extiende.
Si en 1979 había 24 millones de habitantes en Argentina y 2.5 millones de ellos eran chagásicos, se calcula que actualmente, con una población de 38 millones, la cifra de enfermos en el país ronda los 3 millones. Por su parte, en Bolivia, el Chagas, según Médicos sin Fronteras, es la cuarta causa de muerte, responsable del 13 por ciento de los fallecimientos de personas de entre 15 y 75 años. Esto sólo para citar ejemplos porque los millones se extienden por toda América.
“Sus víctimas no tienen derechos, ni dinero para comprar los derechos que no tienen. Ni siquiera tienen el derecho de saber de qué mueren”, escribió Eduardo Galeano. Hagamos valer nuestro derecho a la información y conozcamos más acerca de esta enfermedad para, de alguna manera, romper el silencio y luchar contra ella.

¿Qué la produce? / Agente causal

La enfermedad de Chagas-Mazza es producida por un parásito unicelular microscópico: el Trypanosoma Cruzi. Se lo halla en la sangre y en los tejidos de las personas y animales enfermos. Se multiplica en el interior de las células de algunos órganos, por ejemplo, el corazón, a los que daña seriamente.
Este parásito evoluciona durante su vida en dos clases diferentes de animales y la forma que tiene varía según se halle en uno o en otro:
1. En los tejidos de los mamíferos (en los humanos y demás animales susceptibles de ser infectados).
2. en el intestino de un insecto hematófago (la vinchuca)

Quién la transmite?

En la cadena de transmisión de la enfermedad de Chagas-Mazza hay un intermediario que es el eslabón obligatorio: el insecto vector. Se trata de un insecto hematófago capaz de transmitir la infección a través de sus deyecciones. En América se detectaron más de cien especies distintas de este huésped intermediario. En Argentina, Chile, Uruguay, Bolivia, Paraguay, parte de Brasil y Perú la única de importancia epidemiológica es la denominada Triatoma Infestans, conocida popularmente con el nombre de vinchuca o "chinche gaucha", que por lo general habita en establos o viviendas precarias.

¿Cómo se transmite?
• En la mayoría de los casos, el contagio se da por intermedio de la vinchuca. Otras fuentes de transmisión no tan frecuentes son: transfusiones de sangre contaminada, paso transplacentario (madre a hijo) y transplantes de órganos infectados.
• No se contagia por contacto sexual ni a través de la saliva.
• La mayor parte de los afectados son niños por estar más expuestos a ser infectados por la vinchuca.
• El contagio se da generalmente en la oscuridad porque es cuando la vinchuca suele picar. La picadura es indolora, por lo que generalmente pasa desapercibida.
• Proceso de contagio: la vinchuca pica a una persona infectada. Absorbe su sangre junto con los parásitos (el agente causal), que se multiplican en el intestino del insecto. Cuando esa vinchuca infectada pica a un individuo sano inmediatamente defeca sobre la piel de su víctima y deposita allí una gran cantidad de parásitos. Los trypanosomas se introducen en el organismo de la persona a través de soluciones de continuidad de la piel o por perforación de las mucosas (ocular, nasal, bucal). Una vez en la sangre, los trypanosomas continúan su crecimiento y al poco tiempo comienzan a reproducirse en forma extraordinaria y veloz.

Períodos evolutivos
La incubación de la enfermedad (desde que el trypanosoma se introduce en el organismo hasta la aparición de los primeros días) dura aproximadamente una semana. El Mal de Chagas-Mazza evoluciona en tres períodos:

1. AGUDO o DE COMIENZO
Dura alrededor de 20 a 30 días. En esta etapa, es posible ver, si se examina una gota de sangre mediante el microscopio, a los trypanosomas moviéndose en ella. Muchas veces hay signos en el organismo que delatan la puerta de entrada de la infección. Tal es el caso del Signo de Romaña, que se asemeja a un “ojo en compota” y ha facilitado la detección de gran número de casos, aunque no es muy común. Otro signo que delata la puerta de entrada de la infección es el “forúnculo de inoculación”, es decir, zonas de endurecimiento cutáneo en cualquier lugar del cuerpo, especialmente en las partes descubiertas. Estas zonas generalmente tienen un color rojo, alta temperatura local y surgen como si brotaran del interior de la piel. Son poco dolorosos.

2. INDETERMINADA o de LATENCIA.
Su duración es variable y puede alcanzar varios años. No manifiesta síntomas. La presencia del parásito se evidencia por análisis sanguíneo (serología) a través del cual se confirma la presencia de anticuerpos. También, aunque no tan fácilmente, el parásito se advierte visualizándolo por microscopio. La mayor parte de las personas permanece en este período todo el resto de sus vidas.

3. CRONICO.
Su duración depende de la gravedad del proceso. Esta etapa se suele dar después de 10 o 20 años de producido el contagio. Muchas veces, es en este período donde se toma conciencia que se padece la enfermedad. Es cuando se dan los síntomas del órgano afectado: por lo general, el corazón, el intestino grueso (colon) o el esófago. La alteración orgánica más habitual es la dilatación del órgano afectado: agrandamiento del área cardíaca, megacolon y megaesófago. La cardiopatía chagásica se da sobre todo en menores de 50 años. Es la causa más común de insuficiencia cardíaca y muerte súbita en las zonas endémicas de Sudamérica. Adopta la forma de insuficiencia cardíaca congestiva predominantemente derecha y trastornos de la conducción. En el caso que el esófago o el intestino grueso sean los afectados, los trastornos serían: dificultad para ingerir alimentos (disfagia) o para la evacuación intestinal (constipación), respectivamente.

¿Cómo se diagnostica?
El diagnóstico de la enfermedad de Chagas-Mazza se realiza teniendo en cuenta los datos clínicos, la procedencia del enfermo y la historia de su contacto con vinchucas. Los datos clínicos se obtienen a través de electrocardiogramas, radiografías y análisis de sangre. Pero el diagnóstico de certeza se basa en pruebas de laboratorio, que permiten obtener tres tipos de información:
1. determinar la existencia de una infección actual o activa demostrando la existencia del agente causal (trypanosoma cruzi). Esto se realiza sobre todo en la fase aguda. Se utilizan métodos parasicológicos: examen de gota fresca, examen de gota gruesa, método de Strout y método de triple centrifugación. Otra técnica es el Xenodiagnóstico. A través de esta se hace picar el presunto enfermo por vinchucas criadas en el laboratorio y libres del parásito, se las conservan separadas y, pasados de 30 a 50 días, se analiza el intestino posterior de la vinchuca en búsqueda del agente causal. Otro método –la inoculación- consiste en inocular la sangre del presunto enfermo en animales sensibles como ratones blancos, perros, cobayos, etc. Pasado un tiempo, se verifica la ausencia o presencia de Trypanosomas en la sangre del animal inoculado.
2. determinar la existencia de una infección pasada o latente demostrando la presencia de anticuerpos específicos, sobre todo, en la fase crónica. Se utilizan métodos serológicos: Reacción Machado–Guerreiro (exigida en el examen preocupacional), Reacción Hemoglutinación Indirecta, Técnica de Inmunofluorescencia Indirecta (la más confiable para confirmar un diagnóstico dudoso), el Test de Látex, la Reacción de Aglutinación Directa y la de Aglutinación Rápida. La Inmunoenzimoensayo es la técnica más nueva y posee alta sensibilidad y especificidad.
3. determinar la existencia de inmunidad protectora también verificando la presencia de anticuerpos.

¿Qué pronóstico tiene?
En la fase aguda de la enfermedad de Chagas-Mazza, el pronóstico depende de una serie de factores, tales como la edad, el estado de nutrición, el tipo y la intensidad de las manifestaciones presentadas por el paciente.
Casi siempre la enfermedad tiene carácter mas grave en los lactantes sobre todo en los de corta edad, a los que le puede ocasionar la muerte. En las zonas endémicas, donde la enfermedad es muy frecuente, el Mal de Chagas es un importante factor de mortalidad infantil.
El pronóstico de la cardiopatía chagásica crónica es variable y depende principalmente del grado de aumento del corazón, del tipo de trastorno del ritmo cardíaco, del grado de insuficiencia cardíaca y de la tendencia evolutiva de la infección. La muerte puede sobrevenir súbitamente (inclusive en personas que aparentemente se hallan sanos) o bien luego de un tiempo de padecimiento imputable a falla del corazón.

¿Es Curable?
Hasta el momento, el Chagas sigue siendo una enfermedad crónica, no curable pero sí tratable si se la detecta a tiempo. Cuanto antes se la detecte, mejor porque una vez instaladas las lesiones en el organismo, son destructivas y no se regenera la zona afectada.
En la actualidad sólo se medica para tratar el órgano afectado.
Hasta que la medicación no sea descubierta por la ciencia, mayor aún es la importancia de la Prevención.

PREVENCIÓN:
Recordando los hábitos de vida de la vinchuca es como se tomaran las mejores medidas de lucha.
10 PUNTOS IMPORTANTES PARA LA PREVENCIÓN
1- Mejore la calidad de las paredes, techos y pisos de las viviendas.
2- Mantenga la vivienda higienizada, sus muebles, cuadros y enseres.
3- Utilizar insecticidas modernos que permitan matar la vinchuca
4- Facilite la tarea de los rociadores, colaborando con ellos en todo cuanto sea necesario.
5- Conozca la vinchuca, aprenda a identificarla y diferenciarla de otros insectos.
6- Si ha sido picado por vinchucas, consulte de inmediato al médico.
7- Si el médico le diagnostica la enfermedad, siga fielmente todas sus indicaciones.
8- Ante cualquier duda consultar al médico y hacerlo cuantas veces lo crea conveniente.
9- Denuncie a la autoridad sanitaria correspondiente la existencia de vinchucas.
10- Identifique a la vinchuca por la zona donde se encuentre.
ASOCIACIÓN DE LUCHA CONTRA EL MAL DE CHAGAS

http://www.alcha.org.ar/
http://www.alcha.org.ar/enfermedad/index.htm
http://www.drwebsa.com.ar/alcha/enfer.htm

 

 

Sarna Sarcópica ó Escabiosis

La sarna de los perros y en menor medida la de los gatos, puede ser transmitida a los seres humanos, aunque los síntomas en estos últimos son menos graves, menos duraderos y en general curan rápidamente.
El agente de la sarna es un ácaro, el Sarcoptes Scabiei, que vive sobre la piel de los animales afectados y cava túneles y galerías por debajo de las mismas, causando caída del pelo, picazón intensa y lesiones de la piel. Es bueno destacar que el Sarcoptes Scabiei no es el único ácaro que causa sarna en el perro, pero sí es el único que puede contagiar a los humanos.
En el perro la sarna comienza en la cabeza y en áreas del cuerpo con piel delgada, como por ejemplo las axilas y la zona inguinal; luego puede extenderse a todo el cuerpo, dándole a los animales un aspecto indeseable y dejándolos predispuestos a contraer otras enfermedades.
La transmisión a los humanos se efectúa por el contacto directo y reiterado con los animales afectados, o por el contacto entre personas infectada; Todos son susceptibles de contraerla. La sarna no es una afección exclusiva de las familias de bajos ingresos y de los niños en situación de abandono, a pesar de que por lo general se la detecta en quienes viven hacinados y con malas condiciones de higiene.
El ácaro que produce la sarna apenas puede ser visto a simple vista. El Sarcoptes Scabiei es una pequeña criatura de ocho patas y con un cuerpo redondo, que penetra la piel, Atraída por el calor y el olor, el ácaro hembra hace un túnel en la capa de la piel, deposita sus huevos y segrega toxinas que causan reacciones alérgicas. Las larvas, o los ácaros recién nacidos, salen de los huevos y excavan túneles en las capas externas de la piel adonde se convierten en ácaros adultos. Si el ácaro es expulsado al rascarse, aún puede vivir en la ropa de cama por hasta 24 horas, o más. Puede pasar hasta un mes antes de que una persona note la picazón, especialmente si mantiene una buena higiene y se baña con frecuencia. Suelen ocasionar lesiones circunscriptas en manos, brazos y piernas, causando enrojecimiento de las zonas y picazón. El continuo acto del rascado irrita a la piel y la lesiona, lo que puede dar origen a infecciones secundarias, siendo éste el verdadero problema del contacto con los animales que tienen sarna. El contacto repetido con un animal enfermo puede ocasionar continuas reinfestaciones.

Prevención: consiste en el control veterinario de los animales en forma periódica y en especial si se los ve rascándose con asiduidad y en evitar el contacto estrecho con ellos, manteniendo una adecuada higiene personal y de la vivienda. Ademas, evitar dejar a los animales sueltos, pues los ácaros se depositan en yuyales, basurales o sitios donde frecuentan los perros con sarna, reproduciéndose así la enfermedad. Si un perro tiene sarna un tratamiento adecuado evitará el posible contagio hacia otros animales y personas.

 

Síndrome Urémico Hemolítico
Dr. Sergio García
Médico Pediatra
Zona Pediatrica Staff

¿Qué es el Síndrome Urémico Hemolítico?
En nuestro país es una enfermedad que puede aparecer a lo largo de todo el año. La Argentina es el país donde se diagnostican más número de casos en el mundo. Se trata de una enfermedad transmitida por alimentos que comienza, en general, con una diarrea y después termina con una severa afectación de los riñones y el cerebro.

¿A quiénes afecta?
Generalmente afecta a los niños entre 6 meses y 3 a 4 años de edad. Es más frecuente en los meses más cálidos del año, aunque hay casos durante todo el año.

¿Cómo se manifiesta? ¿Cuáles son sus síntomas?
Comienza con una diarrea con moco, sangre o ambos, en niños previamente sanos. Luego de 3 o 4 días aparece la palidez, dado que empiezan a bajar los glóbulos rojos lo que los médicos llamamos Anemia. Los riñones (los filtros de nuestra sangre) empiezan a fallar en su trabajo para eliminar sustancias tóxicas, y por eso aumentan en la sangre. En la mitad de los niños con esta enfermedad, la falla renal es tan importante que los niños dejan de orinar. Razón por la cual es necesario tratarlos con diálisis (procedimiento que reemplaza la función del riñón).
En los casos más graves también pueden afectar otros órganos, presentando convulsiones, estado de coma, hipertensión arterial u otras.
Esta enfermedad puede ser muy grave. El niño debe estar internado y ser tratado por un equipo especialista en Nefrología Infantil. Pese a su gravedad, manejado por expertos sólo se mueren 2 a 3 niños de cada 100 con esta enfermedad.

¿Qué le puede pasar a mi hijo si tuvo esta enfermedad?
Debe continuar bajo estricto control del especialista y de su pediatra de cabecera, ya que la mayoría de los niños afectados curan definitivamente. El 30 % presentará problemas como Presión Sanguínea alta, falla de la función de los riñones (insuficiencia renal crónica).

¿Cuál es la causa del Síndrome Urémico Hemolítico?
Se trata de una enfermedad transmitida por alimentos contaminados con una variedad muy tóxica de una bacteria llamada Escherichia coli.
Ingresa a nuestro cuerpo por comer carne mal cocida, o por otros alimentos que hayan estado en contacto con la materia fecal de la vaca, como leche no pasteurizada, verduras y frutas mal lavadas, aguas contaminadas, etc. Estos alimentos a primera vista pueden aparentar estar en buen estado. Es muy importante tener cuidado en saber de donde provienen, cómo han sido conservados y procesados, observar higiene, el cumplimiento de la cadena de frío y el grado de cocción.

En esta enfermedad lo más valioso es la Prevención

Recomendaciones del Comité de Nefrología de la Sociedad Arg. de Pediatría
para la prevención del Síndrome Urémico Hemolítico

•  Asegurar la correcta cocción de la carne (la bacteria se destruye a 70º). Esto se consigue cuando la carne tiene una cocción homogénea (sin partes rojas).
•  Tener Especial cuidado con la cocción de la carne picada, ya que generalmente se cocina bien sólo la parte superficial y la bacteria no se destruye si no llega la temperatura adecuada al interior.
•  Utilizar diferentes cuchillos para cortar la carne cruda y la cocida para no arrastrar bacterias de una a otra.
•  Evitar el contacto de las carnes crudas con otros alimentos; tener en cuenta cómo se disponen dentro de la heladera.
•  Consumir la leche y sus derivados correctamente pasteurizados y conservados en la heladera.
•  No consumir jugos de frutas envasados, que no sean pasteurizados.
•  Lavar cuidadosamente frutas y verduras.
•  Asegurar la correcta higiene de las manos (agua y jabón) antes de procesar los alimentos.
•  Lavarse las manos con agua y jabón luego de ir al baño.
•  Concurrir a piletas de natación habilitadas para tal fin.
•  Se sugiere que los menores de 2 años no ingieran "Comidas Rápidas".
•  Respetar la prohibición de no bañarse en aguas contaminadas.
•  Consumir agua potable. Ante la duda, hervirla.

http://www.zonapediatrica.com/patologias/sag/Shu.html

Síndrome Urémico Hemolítico: Recomendaciones para su prevención

El Síndrome Urémico Hemolítico (SUH) es una enfermedad endémica en nuestro país.
La incidencia en Argentina es la más alta del mundo; se registran entre 300 y 350 casos nuevos por año. Predomina en verano. Afecta a niños pequeños: es más frecuente entre los 5 y los 30 meses, aunque se ha registrado en niños mayores.
La enfermedad comienza con diarrea mucosa o mucosanguinolenta que tiñe de color rosado la materia fecal, vómitos, palidez intensa y disminución de la cantidad de orina durante la diarrea. Esto último puede ocurrir por deshidratación, consecuencia de la diarrea, o por la afectación del riñón debido a la enfermedad.
En cualquier circunstancia debe ser motivo de alarma y debe consultarse de inmediato con el médico. La enfermedad puede evolucionar provocando anemia, afectación de la función renal y, en algunos casos, alteraciones neurológicas.
Son varias las causas, pero la más frecuente (90% de los casos) es la infección provocada por una bacteria, Escherichia coli, productora de una toxina denominada Verocitotoxina.
Esta bacteria es sensible al calor (por cocción o pasteurización). La fuente de contagio principal es la carne vacuna insuficientemente cocida, la leche no pasteurizada, los productos lácteos manufacturados con leche no pasteurizada y el agua contaminada. También puede transmitirse de persona a persona.

Se recomienda:

* Asegurar la correcta cocción de la carne; la bacteria se destruye a los 70° C. Esto se consigue cuando la carne tiene una cocción homogénea.
* Tener especial cuidado con la cocción de la carne picada, ya que generalmente se cocina bien la parte superficial, permaneciendo la bacteria en el interior. El jugo de la carne picada bien cocida, debe ser completamente translúcido.
* Se debe asegurar la completa cocción de las hamburguesas dado que son fuente principal de contaminación en los niños.
* Utilizar distintos utensilios de cocina para cortar la carne cruda y para trozarla antes de ser ingerida.
* Evitar el contacto de las carnes crudas con otros alimentos.
* Controlar el uso de leche y derivados lácteos correctamente pasteurizados y conservar la cadena de frío.
* No consumir jugos de fruta no pasteurizados.
* Lavar cuidadosamente verduras y frutas.
* Asegurar la correcta higiene de las manos (deben lavarse con agua y jabón) antes de preparar los alimentos.
* Lavarse las manos con agua y jabón luego de ir al baño.
* Utilizar natatorios habilitados para tal fin.
* Respetar la prohibición de bañarse en aguas del Río de la Plata.
* Consumir agua potable; ante la duda, hervirla.


SOCIEDAD ARGENTINA DE PEDIATRIA
http://www.sap.org.ar e-mail:sap@sap.org.ar
Av. Coronel Díaz 1971/75 (1425) - Buenos Aires, Argentina Telefax.: (54-11) 4821-8612

 

Tiña ó Dermatomicosis

Esta zoonosis es más conocida por el nombre popular de tiñas. Es provocada por algunos hongos que parasitan a perros y gatos, tales como Microsporum y Tricchophyton y que en oportunidades pueden transmitirse a los humanos.
La forma de contagio es por el contacto directo con animales enfermos o indirecta a través de pelos o escamas que estos animales eliminan en el ambiente. También estos hongos se encuentran en el medio ambiente, pastos, tierra, siendo ésta la fuente de contagio más habitual para las personas que la producida por los animales.
Las lesiones que ocasionan son bastantes características y fácilmente reconocibles, ya que causan en los animales una depilación redondeada, dejando un círculo de piel con fondo blanquecino. Suelen observarse en la cabeza, miembros anteriores y posteriores (manos y patas) y orejas de perros y gatos. Existen animales que sin presentar síntomas se comportan como diseminadores de la enfermedad, son los llamados portadores sanos y esto ocurre con mayor frecuencia en el gato.
En los humanos producen lesiones similares, pero de tinte rojzo y generan una intensa picazón. El mayor problema radica en las lesiones a nivel de la piel que se producen por el continuo rascado del individuo afectado, llegando a producir importantes depilaciones sobretodo en la cabeza, dejando manchones desprovistos de pelo y la puerta abierta a otras infecciones.
Los tipos más comunes de tiña en las personas incluyen los siguientes: *Pie de atleta (tinea pedis o tiña de los pies ): Infección común que afecta mayormente a los varones adolescentes y adultos. Los casos de niños no púberes son menos frecuentes. Las causas coadyuvantes incluyen sudoración, secado deficiente de los pies después de nadar o bañarse, medias y zapatos ajustados y un clima caluroso. Los síntomas del pie de atleta pueden incluir: blanqueado de la piel entre los dedos de los pies; descamación de los pies; erupción con picazón en los pies; ampollas en los pies.
* Picazón del suspensor (tinea cruris o tiña inguinal): esta condición también afecta con mayor frecuencia a los varones y se presenta más comúnmente durante los meses cálidos. Entre las mujeres, los casos son muy pocos. Los síntomas de la tiña inguinal pueden incluir: zonas rojas, en forma de anillo en la piel cercana a la ingle; picazón en la zona inguinal; dolor en la zona inguinal; no suele afectar el escroto.
*Tiña del cuero cabelludo (tinea capitis): La tiña del cuero cabelludo es muy contagiosa, en especial entre niños. Principalmente, afecta a los niños de entre 2 y 10 años; rara vez se contagia a los adultos. Los síntomas de tiña del cuero cabelludo pueden incluir: erupción roja, con descamación, en el cuero cabelludo; picazón del cuero cabelludo; pérdida de cabello; erupción en cualquier otra parte del cuerpo. La tiña del cuero cabelludo puede provocar la aparición de un querión, una lesión extendida y dolorosa localizada en la zona donde se inició la tiña. La causa de esta lesión es la hipersensibilidad a la tiña; puede estar asociada con erupción en otras partes del cuerpo y dolor en los nódulos linfáticos del cuello.
*Tiña de las uñas (tinea unguium): Infección de las uñas de los dedos de la mano o el pie, caracterizada por el engrosamiento y deformación de la uña. Las uñas de los dedos de los pies suelen verse afectadas con mayor frecuencia que las de las manos. Son más numerosos los casos entre los adolescentes y adultos; en los niños pequeños, este tipo de tiña ocurre rara vez. Los síntomas de tiña de las uñas pueden incluir: engrosamiento de los extremos de las uñas;color amarillento de las uñas.
*Tiña corporal (tinea corporis): Esta infección de la piel se caracteriza por una erupción anular en cualquier parte del cuerpo o la cara. Ocurre en todas las edades, pero se ve más con frecuencia en niños. Es más común en climas más calientes. Los síntomas de tiña corporal pueden incluir: lesiones rojas y circulares con bordes elevados; medida que crece la lesión, el centro puede aclararse;picazón de la zona afectada.
Los síntomas de tiña pueden parecerse a los de otras condiciones de la piel. Siempre consulte a su médico para obtener un diagnóstico.
Prevención: consiste en el control veterinario de los animales en forma periódica. Tratar a los animales afectados. Mantener una adecuada higiene personal y de la vivienda, siendo importante crear una rutina en cuanto a barrer y eliminar los pelos de los animales, dado que existen portadores sanos.

Toxocariasis

DESCRIPCION
También conocida como: Toxocarosis visceral, Toxocarosis ocular, Larva migrans ocular
La toxocariasis es una enfermedad infecciosa que en el hombre es producida por larvas de parásitos (nemátodos) presentes en animales como perros o gatos, de los cuales los más comunes son el Toxocara canis, Toxocara catis, Toxocara leonina y el Baylisascaris procyionis.
El Toxocara canis, de cuerpo cilíndrico y no segmentado, mide entre 5 y 15 cm de longitud, huésped frecuente y casi universal del intestino delgado del perro, de modo especial en los cachorros recién nacidos.
Son los cachorros con menos de 5 semanas (especialmente los que no sólo albergan en su intestino numerosos gusanos adultos Toxocara canis, sino también abundantes larvas que han emigrado a diversos órganos) los que no sólo son portadores del gusano en su intestino, sino que pueden presentar síntomas de la infección correspondiente a los órganos afectados: tos, respiración ruidosa, secreción nasal, vómitos, diarreas, distensión abdominal, retraso del crecimiento y palidez de las mucosas.

La toxocariasis canis es una zoonosis y, como en todas las parasitosis animales que pueden transmitirse al ser humano convertido en un huésped accidental del parásito, interesa conocer cómo se desarrolla el ciclo vital del Toxocara canis en el perro, su huésped habitual:

Los huevos del gusano adulto (de los que puede llegar a poner 20.000 al día) que habita en el intestino delgado, son eliminados incluidos en las heces de los perros infectados, sobre todo los cachorros, contaminando el medio ambiente en el que viven: la casa, donde los niños juegan con ellos, perros, así como la tierra y el césped de los parques públicos donde se permite su esparcimiento. Al cabo de 2 a 3 semanas esos huevos se tornan infectantes para personas como para otros perros. El hombre se infecta al ingerir los huevos eliminados por los animales presentes en alimentos contaminados u objetos contaminados. Una vez en el intestino, las larvas abandonan los huevos, penetran la pared intestinal llegando a la circulación general y alcanzan diversos órganos, fundamentalmente hígado, pulmones, sistema nervioso central, corazón y los ojos.
Afecta con mayor prevalencia a niños, teniendo en cuenta sus hábitos y actitudes como el llevar todo los objetos a la boca, al estar en contacto cuando juegan en parques y lugares públicos contaminados con las heces de animales infectados.
CUADRO CLÍNICO
Las manifestaciones clínicas son muy variables, desde formas totalmente asintomáticas hasta cuadros con gran compromiso de múltiples órganos y sistemas. Habitualmente se presenta en forma de un cuadro febril prolongado, decaimiento, falta de apetito, palidez generalizada, manchas en la piel y aumento el tamaño del hígado y el bazo. La afectación de los pulmones es muy frecuente, manifestándose con episodios de broncoespasmo y dificultad para respirar y neumonías a repetición. El compromiso del sistema nervioso central puede ocasionar convulsiones, trastornos de la conducta y excitabilidad. Si las larvas alcanzan los ojos, la agudeza visual presenta una franca disminución en la mayoría de los casos.
DAÑO OCULAR
La toxocariasis es una infección que puede producir ceguera en caso de no darse con el diagnóstico precoz que posibilite no avanzar con la enfermedad, ya que, en una fase tardía, es muy difícil eliminar el parásito, explicaron fuentes médicas de Niños. Resulta preocupante la falta de controles y de concientización de los vecinos que tienen mascotas, que pueden llevar a que un chico pueda perder la visión de un ojo por los parásitos de heces de animales en plazas y parques.
PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO
El tratamiento se basa fundamentalmente en la administración de medicamentos específicos para eliminar las larvas del organismo. En los casos de afección diseminada, el medicamento de elección es el tiabendazol administrado durante 5 días o el albenzadol en los niños mayores durante el mismo período. Cuando el compromiso es ocular, el tratamiento depende del compromiso de los ojos y de la ubicación de las larvas en los mismos, utilizándose corticoides y los medicamentos antiparasitarios mencionados. Las medidas de prevención se basan principalmente en la eliminación de la infección en los perros y gatos domésticos, evitándose de esta manera el contagio en el hombre. Mediante una educación sanitaria en la población, desparasitación y el control veterinario oportuno de las mascotas y promoviendo el lavado cuidadoso de manos y alimentos, principalmente en personas que manipulan la tierra por razones laborales como agricultores y jardineros y en los niños cuando juegan en ella.
http://www.saludlandia.com/
http://www.latinsalud.com/

Toxoplasmosis

RESUMEN:
La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa causada por un parásito intracelular, llamado Toxoplasma gondii, de distribución mundial.
Pocos infectados presentas síntomas, la inmunidad de una persona sana puede controlarlo, Sin embargo, a mujeres embarazadas y personas inmunodeprimidas puede provocarles serios problemas de salud.
Vías de contagio: son orales, es decir que los ooquistes (microorganismos infecciosos) pasan al sistema digestivo a través de la boca:
• Oral: Llevándose las manos a la boca después de tocar carne o verdura crudas contaminadas, o por no higienizar utensilios de cocina o comiendo carne cruda o poco cocida contaminada, tanto de vaca, cerdo y de cordero.
• Orofecal (boca - heces). A través de las heces de un gato infectado.
• A través de utensilios de cocina que han estado en contacto con carne o verdura crudas contaminadas.
• Bebiendo agua contaminada con Toxoplasma.
• Muy raramente, por transplantes de órganos o transfusiones de sangre infectados.

DESARROLLO
La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa ocasionada por un parásito, el Toxoplasma gondii, protozoario intracelular obligado.
La toxoplasmosis puede ser aguda o crónica, sintomática o asintomática. La infección aguda recientemente adquirida suele ser asintomática en niños mayores y adultos; y en caso de presentar síntomas y signos (enfermedad aguda) estos suelen ser de corta duración y autolimitados. En la mayoría de los casos persiste como quistes en los tejidos pero la persona no suele tener manifestaciones clínicas (infección crónica), pero en otros casos se presenta con formas clínicas persistentes o recurrentes (enfermedad crónica).
El parásito se presenta bajo tres formas diferentes: trofozoíto (antes taquizoíto), quistes tisulares y ooquistes. Estos últimos sólo se producen en los intestinos de los huéspedes definitivos.
El ciclo vital del Toxoplasma tiene como huésped definitivo al gato, o miembros de su familia, que tras ingerir alguna de las formas del parásito sufre en las células epiteliales de su intestino un ciclo asexual y luego un ciclo sexual, eliminándose en sus heces millones de ooquistes. Cuando estos esporulan se vuelven infecciosos pudiéndose infectar otros animales por su ingestión. Por debajo de 4 grados C, o por encima de 37, no se produce la esporulación y los ooquistes no son infecciosos.
TRANSMISIÓN: La toxoplasmosis es una zoonosis de distribución mundial. Se infectan animales herbívoros, omnívoros o carnívoros, incluyendo casi todos los mamíferos. En la carne destinada a consumo humano es frecuente la presencia de quistes tisulares. Los invertebrados como moscas y cucarachas pueden contribuir a la difusión de los ooquistes. Estos pueden mantenerse infecciosos durante mucho tiempo en la tierra húmeda.
Los humanos sufren la transmisión del parásito fundamentalmente por
   • vía oral:a través de la manipulación e ingesta de carnes poco cocidas, verduras, aguas, huevos, leche, etc. contaminados por ooquistes o que contienen quistes tisulares: en carnes de vaca, cordero y cerdo.
   • Gatos infectados: también por vía oral, esto sucederá si al limpiar la bandeja de un gato infectado se manipulan las heces con las manos desnudas y después éstas se llevan a la boca, o tocando de igual forma algo que haya estado en contacto con las heces. Remarcamos sólo los gatos infectados con toxoplasma pueden llegar a ser un riesgo de contagio.
   • La segunda vía de transmisión es la materno-fetal o congénita dando origen a la toxoplasmosis congénita;
   • más raras son la transmisión por transfusiones o por recepción de órganos.
Aunque se ha postulado el contagio interhumano, éste no se ha podido demostrar.

Por qué es importante en los seropositivos
La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa ocasionada por un parásito, el Toxoplasma gondii, que se transmite por vía oral, a través de la ingesta, o por vía transplacentaria.
Tiene una distribución mundial y el hombre, que es un huésped intermediario, es relativamente resistente; raramente produce infecciones generalizadas graves en los adultos inmunocompetentes pero la afectación del feto en el embarazo, más frecuente y grave, ocasiona la toxoplasmosis neonatal.
El sistema inmunitario controla la infección por Toxoplasma produciendo quistes, que persisten de por vida en los tejidos del sujeto infectado, con especial predilección por el cerebro, corazón y músculos.
   • Cuando se ha tenido una infección previa por el T. gondii el sujeto tiene anticuerpos específicos, en mayor o menor cuantía, y se dice que son seropositivos para T. gondii . Diferentes estudios señalan que entre un 30-50% de estos pacientes y que tienen infección por VIH desarrollarán un toxoplasmosis cerebral durante su evolución, con un riesgo alto cuando sus cifras de CD4 estén por debajo de 100/mm3.
   • En las personas infectadas por el VIH la toxoplasmosis ocasiona con frecuencia afectación del sistema nervioso central (toxoplasmosis cerebral).
   • Existen medidas para prevenir la toxoplasmosis en el paciente VIH+ .

MANIFESTACIONES CLÍNICAS
Generalidades
La toxoplasmosis puede ser aguda o crónica, sintomática o asintomática. La infección aguda recientemente adquirida suele ser asintomática en niños mayores y adultos; y en caso de presentar síntomas y signos (enfermedad aguda) estos suelen ser de corta duración y autolimitados. En la mayoría de los casos persiste como quistes en los tejidos pero la persona no suele tener manifestaciones clínicas (infección crónica), pero en otros casos se presenta con formas clínicas persistentes o recurrentes (enfermedad crónica).
Se suelen diferenciar cuatro grandes categorías clínicas en el estudio de la toxoplasmosis:
   • Toxoplasmosis aguda adquirida en el paciente inmunocompetente.
   • Toxoplasmosis aguda adquirida o reactivada en el paciente inmunodeficiente.
   • Toxoplasmosis ocular.
   • Toxoplasmosis congénita.
Dentro de cualquiera de ellas las manifestaciones clínicas no son específicas y los métodos diagnósticos pueden prestarse a diferente interpretaciones.
Toxoplasmosis en el VIH+
La afectación del sistema nervioso central (SNC), y en especial la toxoplasmosis cerebral, era una manifestación rara en los pacientes inmunocomprometidos; sin embargo desde el comienzo de la epidemia del SIDA es una causa común de masa expansiva intracerebral.
Por lo general, sobre la base de estudios seroepidemiológicos, la afectación del SNC por el Toxoplasma se considera una reactivación de una infección crónica latente. Se presenta con frecuencia en pacientes que ya se sabe que tienen SIDA pero en algunos casos es la primera manifestación de este síndrome.
La forma de presentación suele ser subaguda con síntomas que aparecen durante semanas y el deterioro general precede a los trastornos de la conducta y a los síntomas focales.
Clínicamente predomina un síndrome compatible con lesiones ocupantes; son comunes hemiparesias, convulsiones, deficiencias visuales, confusión y somnolencia.
El análisis del líquido cefalorraquídeo puede ser normal.
Los hallazgos de la tomografía tampoco son específicos.
Rara vez es posible la demostración de una serología indicativa de toxoplasmosis. Aunque la ausencia de anticuerpos específicos del tipo IgG en el suero habla en contra de una toxoplasmosis cerebral, no la excluye.
El diagnóstico definitivo se suele obtener por biopsia y demostración del parásito; sin embargo existen discrepancias a la hora de realizarla y en muchos casos se prefiere empezar con un tratamiento antitoxoplasma de un modo empírico y comprobar la evolución (en unos 10 días debería observarse mejoría clínica y radiológica).
Además de la encefalitis, meningoencefalitis o lesiones ocupantes del SNC, se pueden presentar neumonitis y miocarditis.
Toxoplasmosis ocular: La infección por Toxoplasma es una causa frecuente de coriorretinitis, generalmente como consecuencia de una toxoplasmosis congénita que se manifiesta en la tercera o cuarta década de la vida.
Puede producir síntomas como visión borrosa, dolor, fotofobia y epífora. Cuando esta implicada la mácula hay perdida de visión central.
Toxoplasmosis en el inmunocompetente
La infección por Toxoplasma en el adulto inmunocompetente suele ser asintomática. Habitualmente se encuentra afectación ganglionar (linfoadenopatía cervical) y es posible la fiebre, malestar general, mialgias, hepatoesplenomegalia y erupción maculopapulosa simulando un síndrome mononucleósico. Por lo general los síntomas remiten en pocos meses y rara vez persisten más de un año. La enfermedad grave con encefalitis, neumonitis o miocarditis es muy rara.
PREVENCIÓN
La prevención de la toxoplasmosis es importante en dos grupos de pacientes:
   • Los que presentan una alteración de su inmunidad
   • En la embarazada.
La prevención se basa en evitar la ingestión y el contacto con ooquistes esporulados.
La prevención se centra en aquellos pacientes de estos colectivos que no presentan anticuerpos específicos IgG frente a Toxoplasma y consiste fundamentalmente en unas sencillas normas higiénico-dietéticas, cuya finalidad es minimizar el riesgo de adquisición de la infección, además de la repetición de la serología periódicamente.
Normas de prevención
Con el objetivo de detectar una posible infección latente por Toxoplasma gondii, las personas infectadas con el VIH deberían ser analizadas una vez conocido el diagnóstico VIH+ para detectar la presencia de anticuerpos IgG a Toxoplasma.
Además, todas las personas seropositivas, pero especialmente aquellas con serología negativa a Toxoplasma, deben tener en cuenta las fuentes más comunes por las que se contrae la infección de Toxoplasma:
  1. Evitar el contacto con deposiciones de gatos.
  2. Comer la carne bien cocida, incluidas las hamburguesas. Se debe alcanzar una temperatura de más de 65 grados en todo su espesor. También es efectivo tenerla congelada por debajo de 20 grados.
  3. No utilizar los mismos utensilios (tablas de picar, cuchillas) en la preparación de carnes crudas y verduras.
  4. Utilizar guantes cuando se manipule la tierra, jardines, plantas, huertas. Es conveniente usarlos para preparar alimentos, especialmente vegetales y cualquier alimento crudo.
  5. Evitar ingerir verduras o vegetales crudos o sin lavarlos muy a fondo previamente.
  6. No tomar huevos crudos y evitar la leche no pasteurizada.
  7. Lavarse bien las manos cuando se ha realizado cualquiera de las actividades expuestas en los puntos anteriores.
  8. Si se tienen gatos, procurar que no sean 'gatos callejeros', darles alimentos preparados comercialmente o en su defecto alimentos bien cocinados evitando la carne cruda o poco hecha, prestarles atención veterinaria, encargar la limpieza de sus excrementos a personas VIH negativas y no embarazadas, lavarse bien las manos después de tener un contacto con ellos, etc.
Se desconoce si los pacientes ya infectados por Toxoplasma presentan riesgo de reinfección por lo que es recomendable que sigan las medidas anteriormente descritas.

El GATO como transmisor de la Toxoplasmosis
El Toxoplasma gondii es un organismo que puede infectar a todos los mamíferos, que le sirven de huéspedes intermedios.
Los gatos se infectan al ingerir carne cruda contaminada, pájaros, ratones o tierra. Son la única especie animal que elimina el agente infeccioso y lo hace por las heces. Los otros animales, en cambio, lo mantienen en su cuerpo, por eso pueden contagiar si se come su carne sin haber sido debidamente cocinada.
Tener un gato no incrementa necesariamente el riesgo de contagiarse. En este animal el ciclo del Toxoplasma gondii se inicia cuando ingiere carne cruda contaminada con quistes; una vez que un gato se ha infectado, lo normal es que adquiera inmunidad, por lo que son muy raros los casos de segundas infecciones; así que en la vida del gato solamente durante esta primera exposición eliminará ooquistes (mircroorganismos reproductores), que además no son infecciosos de inmediato, ya que requieren un periodo de incubación de entre uno y cinco días después de haber sido eliminados por sus heces.
TRANSMISIÓN
Es muy difícil que un gato contagie directamente la toxoplasmosis a su dueño, aunque se trate de una mujer embarazada. Hay varios factores que mantienen ese riesgo muy bajo:
En primer lugar, sólo se infectan los gatos que ingieren tejido con quistes. Dentro de lo que es la población felina, ese riesgo se limita a aquellos gatos que viven en el exterior, que cazan roedores y se alimentan de ellos, o a los que su dueño da carne cruda para comer, NO a los que se alimentan con balanceado o latas. Pero además, un gato solamente elimina ooquistes la primera vez que se infecta en su vida, y durante dos semanas. Un gato de exterior que se dedique a cazar para comer estará más expuesto mientras es muy joven, pero según crece cada vez es menos probable que transmita la infección.
En segundo lugar, como los ooquistes se vuelven potencialmente infecciosos después de uno a cinco días, basta cambiar la bandeja a diario, y si hay, serán completamente inofensivos.
Y por último, como los ooquistes se transmiten por ingestion (tragándolos), la única manera de contagiarse por un gato es:

1. Que el gato esté infectado por primera vez
2. Que dejes las cacas en la bandeja más de 24 horas y menos de 5 días
3. Que juntes esas cacas con las manos desnudas.
4. Que comas o te toques la boca sin haberte lavado las manos.
5. Que tú nunca hayas pasado la enfermedad

Las personas en riesgo (embarazadas e inmunosuprimidos) pueden tomar los siguientes recaudos con su mascota:

• Mantener el gato dentro de casa, evitar el vagabundeo.
• Darle de comer alimento balanceado o lata y no dejarlos salir a cazar.
• No tocar las heces con las manos:
• Que otra persona se encargue de la limpieza diaria de la bandeja sanitaria; si no es posible utilizar guantes, bolsas o palas. El parásito necesita al menos un día para volverse infeccioso, por lo cual lo cual la higiene diaria es muy importante.
• Lávate luego las manos con agua y jabón.
Si su gato está infectado no será un riesgo para siempre, pues sólo eliminará el parásito durante unas dos semanas después de de su contagio. Como los humanos, los gatos rara vez presentan síntomas en la primera infección, así que no es fácil que el dueño de un gato sepa si la tiene o no. La infección se va sola.
Por lo tanto rechace el mal consejo o mito de “deshacerse del gato” al estar embarazada. Consulte a un especialista infectólogo o a un veterinario.

http://www.ctv.es/USERS/fpardo/vihtoxo.htm
http://www.altarriba.org/animales/su-salud/toxoplasmosis.htm

Triquinosis

DESCRIPCION
Es una enfermedad causada por un parásito intestinal redondo del grupo de los nematodos, denominado TRICHINELLA SPIRALIS.
Las larvas de este parásito emigran a los músculos y se encapsulan en ellos. La enfermedad clínica en el hombre es muy variable, puede fluctuar de una infección asintomática hasta una enfermedad fulminante y mortal, según el número de larvas ingeridas. Un signo común y temprano es la aparición de dolores musculares, junto con edema de párpados superiores, hemorragia conjuntival y de la retina, dolor y fotofobia (rechazo a la luz); luego de esto aparece sed, escalofríos, debilidad, postración y aumento de los eosinófilos. Puede cursar con diarreas, fiebre, trastornos cardíacos y pulmonares, y en los casos mas graves puede sobrevenir la muerte, como se mencionó anteriormente.
RESERVORIO
Los animales que pueden portar este parásito son: cerdos, perros, gatos, caballos, ratas y muchos animales salvajes como zorros, lobos, osos, jabalís y mamíferos marinos.
DISTRIBUCION
Es una enfermedad de distribución mundial, aunque la frecuencia con que aparece se debe a la ingestión y preparación que se le da a la carne de cerdo o de animales salvajes (carne de jabalí) en los distintos países y regiones. También es de relevancia la forma en que se denuncian y notifican los casos.
La aparición de los casos suele ser esporádica y cuando se presenta en forma de brote suele ser localizado en una región, barrio o grupo de personas en común que ingirieron algún embutido casero u otro producto de carne de cerdo o de algún animal salvaje con triquinas.

MODO DE TRANSMISION

El hombre se infecta por la ingestión de carne cruda o mal cocida de animales, que contienen las larvas de triquina. Especialmente carne de cerdo y sus derivados.
Una vez que las larvas llegan al intestino delgado, se transforman en adultos, y estos expulsan larvas que penetran la corriente linfática y sanguínea diseminándose por todo el organismo hasta quedar encapsuladas en los músculos estriados.

INCUBACION
Varía de 5 a 45 días según el número de larvas ingeridas. No se transmite de persona a persona. Los animales pueden estar enfermos durante mucho tiempo y su carne también salvo que se cocine, congele o sea radiada.
COMO ACTUAR ANTE UN CASO DE TRIQUINOSIS
1) Notificar inmediatamente a las autoridades de SALUD PUBLICA local y de SENASA.
2) Realizar una investigación en la persona para buscar la posible fuente de infección.

COMO PREVENIR ESTA ENFERMEDAD
EN EL CERDO:
* No alimentar a los cerdos con basura o desperdicios, si esto sucede hervirlos a 100ºC durante 30 minutos, antes de dárselos a los cerdos.
* Mantener desratizado y limpio el criadero de cerdos.
EN EL HOMBRE:
Abstenerse de consumir carne de cerdo de dudosa procedencia. Ante la duda se puede efectuar análisis para determinar si la carne esta infectada o no; para ello dirigirse a la delegación de Zoonosis de la Municipalidad local, a la delegación de Ganadería Provincial, al Dto. de Salud Pública o a Médicos Veterinarios Privados.
ADEMÁS RECUERDE:
Un cerdo parasitado no demuestra la enfermedad.
La salazón y el ahumado no matan las larvas del parásito enquistadas en la carne.
No elabore ni consuma productos caseros de cerdo si no tiene la seguridad que la carne haya sido inspeccionada.
No elabore ni consuma cerdos si no conoce su procedencia.
Consuma productos de cerdo que tengan la etiqueta de origen que certifica el control veterinario.
Cuando consuma carne fresca de cerdo, cocinarla hasta que desaparezca el color rosado, lo cual indica que alcanzó la temperatura que destruye los parásitos.

RABIA : Información y prevención

La rabia es considerada una zoonosis ( enfermedad de los animales transmisibles al hombre), cuyo agente causal es un virus, que tiene la particularidad de ubicarse en células del tejido nervioso donde ocasiona daños muy importantes. Existen dos ciclos de rabia en la naturaleza: el ciclo urbano cuyos transmisores son el perro y en menor medida el gato y el ciclo silvestre cuyos transmisores son murciélagos, zorrinos, zorros. Otros animales transmisores son ratas, ratones, conejos, ardillas y liebres.

Síntomas: existen 2 formas de presentación clínica:
- Rabia furiosa.-
- Rabia paralítica o muda.-
- Rabia furiosa: lo más destacado es el cambio de conducta que se produce : el animal se torna inquieto, agresivo, trata de morder continuamente (aún a su dueño) y tiene dificultades para comer y / o beber.
- Rabia paralítica o muda: afecta a equinos y rumiantes. Los síntomas más destacado son: somnolencia, depresión y signo de parálisis.
En el ser humano los síntomas son de tipo nervioso y concluye con parálisis de todos los músculos. El único camino para evitar que estos síntomas aparezcan es efectuar el tratamiento antirrábico, en forma inmediata una vez asegurado el diagnóstico de rabia en el animal.

PREVENCION:
El pilar fundamental de la prevención consiste en la vacunación anual de perros y gatos.

ANTE UNA MORDEDURA ¿ Cómo actuar?
- La persona mordida debe en primer término lavar la herida con abundante agua y jabón y debe ser asistido en forma inmediata por un Médico, quien es el único responsable de decidir que tratamiento se puede aplicar.
Toda lesión causada por una mordedura y/o arañazo debe ser denunciada ante la autoridad sanitaria competente más próxima.

- Todo animal mordedor, que tenga propietario o que pueda ser capturado, debe ser observado durante 10 días por un profesional Médico Veterinario, para confirmar la presencia o ausencia de la enfermedad, aún estando vacunado.
El animal mordedor con propietario deberá ser observado en su domicilio.

- Si un perro o gato fue mordido por otro animal, se debe consultar al Médico Veterinario y también identificar sin demoras al agresor.

Todas las medidas antes mencionadas no tienen por objeto alarmar a la población sino informar y tratar de prevenir esta importante zoonosis que se está manifestando en diversas áreas del país.